El guardián invisible, un asesino en el Baztán


El gusto por el thriller en las grandes productoras españolas no podía dejar pasar por alto las ventas de la Trilogía del Baztán, escrita por Dolores Redondo. Y aunque sus páginas nunca me llamaron la atención, las lluviosas imágenes de la película sí me despertaron la curiosidad, El guardián invisible no se hace pesada porque tiene un gran ritmo y una intriga bien gestionada en una atmósfera opresiva y agobiante gracias en parte a esa lluvia que vemos durante las casi dos horas de metraje.

La suma de algunos elementos sugiere la etiqueta negra con la que se promocionan las novelas, pero el conjunto está más cerca del thriller, del suspense. Se suceden los crímenes, y son sometidos a una investigación policial, pero no es el centro de la historia. Tampoco se explora en las dinámicas sociales de Elizondo, como se insinúa cuando envían a la protagonista a "este pueblo pequeño donde nació y todo el mundo se conoce", aunque sí se basa mucho en la cultura local navarra. El guion prioriza la construcción de Amaia Salazar (Marta Etura) tanto como inspectora como, sobre todo, el miembro más frágil de una familia rota.

En esa dualidad está lo mejor de la historia. La inspectora Salazar es una lúcida y entregada investigadora de homicidios de la Policía Foral, pero Amaia también es una mujer que creció torturada por su madre. Estas dos caras vienen acompañadas por ideas con calidad muy diferente: mientras las llamadas a un antiguo mentor del FBI son muy sosas y hasta innecesarias, los flashbacks al génesis del trauma infantil nos dejan los momentos más desgarradores y reveladores de Amaia.

El director, Fernando González Molina, dijo en una entrevista que su libro preferido de la trilogía era el segundo, Legado en los huesos. A falta de saber cómo funciona la taquilla, que como siempre será el principal condicionante, esta película me parece que ofrece un balance muy positivo como para darle la oportunidad de rodar una segunda entrega y seguir conociendo a la inspectora Salazar. También para dar mayor protagonismo a un muy buen reparto formado por interpretes como Elvira Mínguez, Manolo Solo, Pedro Casablanca y Francesc Orella.

Comentarios

  1. Muy de acuerdo en calificar la obra como thriller. Los elementos fantásticos de la historia, que (sin pretender hacer spoiler) son claves en la resolución de la trama, alejan la obra del realismo característico de la cultura noir.

    Personalmente no me ha entusiasmado la película, pero quizás se deba a que esperaba otra cosa. La profundidad psicológica del asesino queda poco desentramada y, en general, se pasa muy por encima de la pura investigación policial.

    Te felicito por el blog. Tienes mucha variedad y tu manera de expresar las ideas es muy fresca y sencilla de leer.

    Yo he comenzado con un proyecto similar hace pocas semanas, te lo dejo por si te apetece echarle un vistazo. Seguro que puedes darme algún consejo de veterano : )

    https://paginasnegras2017.wordpress.com/

    Negros saludos, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me entusiasmó tampoco porque el final no termina de ser muy natural, pero me lo pasé bastante bien hasta el momento.

      ¡Gracias por la parte que me toca! El único consejo que te puedo dar es que disfrutes con lo que veas o leas para disfrutar también cuando escribas, al final es lo más enriquecedor.

      ¡saludos y suerte con el blog!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Harry Hole #2: Cucarachas

American Crime Story: The people v. Marcia Clark

Sociedad Negra, de Andreu Martín