Harry Bosch #5: Pasaje al paraíso


"Los avances en la investigación le habían dado nuevas fuerzas, así que se quedó allí un rato, disfrutando de la inyección de adrenalina. Hacía mucho tiempo que esperaba aquella sensación". Pasaje al paraíso es una especie de regreso a la normalidad para Harry Bosch, que vuelve a identificarse como Detective de Homicidios del Departamento de Policía de Los Ángeles. Atrás quedan los dos últimos años, que dejaron un juicio por derechos civiles y una baja involuntaria con obligación de acudir a terapia para valorar su regreso al trabajo. El nuevo panorama es alentador: trabaja de acuerdo a su vocación bajo una jefa leal.

Michael Connelly abre un nuevo ciclo en la carrera de Bosch. El detective pasó nueve meses suspendido y otros tantos reintegrado en la sección de Robos antes de que la Teniente Billets le recuperara para la renovada sección de Homicidios ante el descenso de casos resueltos, y además al frente de un equipo de tres policías. Harry sabía que las estadísticas se debían en parte a que la flamante jefa no seguía la política del Teniente Pounds de manipular datos, esa honestidad y su actitud franca permiten a Billets ganarse el respeto de Harry Bosch, el que nunca consiguió Pounds ni siquiera tras su muerte, aunque su pérdida le sigue pesando al detective.

Por lo demás, Pasaje al paraíso mantiene varias señas de identidad de la serie. Ahí siguen el acoso de Asuntos Internos, la necesaria colaboración con otros cuerpos de seguridad a pesar del apoyo de Billets, las escasas horas de sueño del último coyote y el retrato social en torno al caso. En esta ocasión, Connelly ambienta la historia en torno al blanqueo de dinero de la mafia y se acerca a las luchas de poder en el Departamento de Policía. El suceso que desencadena la investigación es el hallazgo del cadáver de un productor de cine en el maletero, una escenografía propia de asesinatos del crimen organizado que se identifica como trunk music (título original del libro*). Para Bosch, el caso adquiere mayor relevancia cuando la División contra el Crimen Organizado se desentiende apresuradamente.
*El desarrollo de las averiguaciones llevará a los detectives a un club de striptease. Mientras actúa una bailarina suena una canción llamada Two tickets to paradise, dos pasajes al paraíso. De aquí se extrae el título en la edición española que me parece mejor elección.
Finalmente, cabe destacar cierta feminización del entorno de Harry. El cambio es mayor en el trabajo, donde el cambio más llamativo es el nombramiento de Grace Billets como Teniente de la División de Hollywood. Sin embargo, más visible a lo largo de la novela es la inclusión de una tercera inspectora en la pareja habitual, Kizmin River es una joven detective que llegó de la mano de Billets y es experta en delitos con móvil económico; aunque es nueva, sigue el paso de Bosch mejor de lo que ha acostumbrado Jerry Edgar en los últimos años. Tengo mucho interés en ver su trayectoria en el LAPD, son dos perfiles distintos: River está haciendo carrera como investigadora, Billets consiguió el puesto avalada por sus dotes de gestión. Por último, en el plano personal, Bosch deja de tener la casa vacía y vuelve a los brazos de una mujer con quien ya estuvo en el pasado y a quien ha seguido echando menos desde entonces.

Harry Bosch #1: El eco negro
Harry Bosch #2: Hielo negro
Harry Bosch #3: La rubia de hormigón
Harry Bosch #4: El último coyote

Ficha técnica
Título: Pasaje al paraíso
Autor: Michael Connelly
Editorial: Roca Editorial
Páginas: 480
Año: 1997




Comentarios

Entradas populares de este blog

Harry Hole #2: Cucarachas

American Crime Story: The people v. Marcia Clark

Sociedad Negra, de Andreu Martín