Cualquier otro día, la brillantez de Lehane en el Boston revolucionario


En la portada ves unos policías con cajas y barriles llenos de papeles y ropas o trapos. En la contraportada lees sobre una enfermedad que traen soldados que lucharon en la Primera Guerra Mundial, sobre un joven policía, hijo del Capitán de la Policía de Boston, que acaba al frente de un movimiento sindical, y sobre un negro que deja un rastro de sangre. Sin embargo, Cualquier otro día comienza hablando de béisbol a través de las Series Mundiales de 1918 y relatando una pachanga entre jugadores blancos de los Red Sox y negros que juegan por placer. Es un poco desconcertante, pero a Dennis Lehane no le gustan "los artificios literarios ni las historias que arrancan a gran velocidad, creo que el arte de narrar es otra cosa", confió el autor a Enric González. Es algo habitual en este autor de Boston, Mystic River comienza con unos niños jugando en la calle y en Shutter Island con el viaje de los dos agentes en barco.

El camino de entrada parece lejano a la trama de la novela pero sirve para tomar el pulso. En él se ven dos de los principales motores de Cualquier otro día: las tensiones raciales y las tensiones sindicales (jugadores millonarios o policías sin prestación digna) que desembocan en la huelga. El otro gran tema es la familia, las familias rotas sobre todo, estén separadas físicamente o no: cada personaje lleva consigo una parentela que ayuda al autor a formar un catálogo de familias. Por otro lado, también recupera las diferencias socioeconómicas entre barrios de Boston, clase alta y clase baja, que recuerda mucho a Mystic River. El contexto general que da lugar al desarrollo de estas líneas es el Boston de finales 1918 e inicios de 1919, meses previos a la gran huelga de policías que comenzó el 9 de septiembre dando lugar a una batalla campal en las calles: los años posteriores a la Gran Guerra y la Revolución de Octubre dejaron paso a una creciente difusión de las ideas anarquistas y comunistas, perseguidas por "anti-americanas" por el Gobierno, con un joven John Edgar Hoover al frente de la oficina de investigación.

En la antesala también se presentan dos de los personajes principales: Babe Ruth, el mítico jugador de béisbol, talentoso en el bateo y ajeno al desarrollo político de cuanto le rodea, ligeramente confuso cuando recibe noticias de las crecientes protestas o los conflictos raciales; Luther Laurence, quiere una vida tranquila pero siempre acaba envuelto en asuntos turbios, directamente implicado en los conflictos raciales y laborales. El tercer personaje principal y realmente el primer protagonista es Danny Coughlin: es el hijo del poderoso capitán del Cuerpo de Policía de Boston y simplemente aspira a ser detective, su historia alerta de los peligros que encierra leer, le cambia la vida.

Cualquier otro día es la culminación de cinco años de trabajo y documentación. Está encajada en el espectro de la novela negra, pero se esfuerza mucho para ampliar los límites del género, mantiene el ambiente oscuro en el que se desarrolla la mayor parte del relato con personajes que necesitan de la oscuridad para moverse con libertad, y se acerca a la novela histórica gracias al escenario del Boston (Lehane siempre en Boston) revolucionario. A Lehane se le puede situar en la definición de novela negra que presenta Javier Coma, "el interés primordial no radica tanto en la resolución del enigma como en la configuración de un cuadro de conflictos humanos y sociales, además de un estudio de  caracteres, a partir de aun enfoque realista y sociopolítico de la contemporánea temática del crimen", frente a lo que se podría limitar como policial.

Lehane asegura en la misma entrevista a Enric González que aprendió a narrar pronto, oyendo a sus padres y a sus vecinos del Dorchester de su infancia. En Cualquier otro día podemos disfrutar de un extenso catálogo de sus recursos.

Ficha técnica
Título: Cualquier otro día
Autor: Dennis Lehane
Año: 2008
Editorial: RBA (Serie Negra)
Páginas: 728

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sociedad Negra, de Andreu Martín

Harry Bosch #6: El vuelo del ángel

Kenzie y Gennaro #4: Desapareció una noche